¿Por qué es casi imposible abortar en algunas regiones de Italia?

Las leyes vigentes en gran parte de países de Europa Occidental permiten que las mujeres podamos interrumpir libremente nuestro embarazo, aunque la regulación de este derecho varía considerablemente de unos estados a otros. Así, en algunos territorios seguimos encontrando leyes de supuestos, otros ya han avanzado hacia leyes de plazos, mientras que desgraciadamente, sigue habiendo casos como el de Polonia, Irlanda, Malta o Chipre, donde este derecho sigue estando parcial o totalmente vulnerado.

Situándonos en el contexto europeo, y pensando que conforma uno de los lugares del mundo en los que la legislación en materia de derechos sexuales y reproductivos resulta ser más favorable hacia las libertades de las mujeres, me gustaría reflexionar sobre el caso italiano y más concretamente, sobre cómo este estado, cuya constitución reconoce el derecho al aborto, ofrece una realidad bien distinta y discriminatoria.

¿Qué ley regula la IVE en Italia?

Con la aprobación de la ley 194/78 de Normas para la protección social de la maternidad y sobre la interrupción voluntaria del embarazo, el estado italiano reconoce el derecho al aborto y por fin deja de tipificarlo como un delito en su código penal. La ley aprobada con gran expectación en 1978 recogía en su artículo 4 que las mujeres que adujesen dificultades económicas, sociales o psicológicas para seguir adelante con su embarazo, así como riesgos para su vida o la del feto, podrían dirigirse a estructuras sanitarias del sistema público y solicitar la interrupción del mismo durante los primeros 90 días.

A pesar de que esta ley supuso un gran avance, creo que sería injusto pasar por alto la tutela que ejerce el personal médico sobre las mujeres a lo largo de todo este proceso, siempre gracias al poder que la ley les confiere. Y es que si el artículo 4 recoge los supuestos que hacen posible que las italianas soliciten interrumpir su embarazo, el número 5 establece un procedimiento que somete la decisión de las mujeres a la opinión “experta”, la del profesional que debe estimar si el caso de su paciente comporta o no una “urgencia médica”.

Cuando el personal médico, sirviéndose de su poder, define que la voluntad de su paciente no constituye una urgencia, tiene la potestad de imponerle un periodo de reflexión de siete días, con el que se alarga innecesariamente una situación que ya de por sí podría resultar complicada y se retrasa el momento de la intervención médica.

Pero, ¿es este el único obstáculo al ejercicio de la libertad sobre el propio cuerpo? ¿Termina el asedio a los derechos de las mujeres italianas tras esos siete días de reflexión? Lamentablemente, no.

¿Por qué el artículo 9 de la 194 ampara la vulneración del derecho al aborto?

El conflicto parte del polémico artículo 9 de la ley 194, que reconoce el derecho a la objeción de conciencia y exime al personal médico que se declare objetor de participar en cualquier procedimiento conducente a la interrupción del embarazo. La objeción quedaría revocada inmediatamente frente a emergencias en las que corra peligro la vida de la mujer o si el objetor sí practicara interrupciones del embarazo fuera de las estructuras públicas. En cualquier caso, el personal médico que se declara objetor nunca queda exonerado de la atención antes y después de la intervención y además deberá garantizar, con los medios que sean necesarios, que las mujeres puedan acceder a este derecho.

Dashboard 1

En Sicilia, Puglia, Matera o Molise, la proporción de objetores de conciencia supera el 90% (Imagen tomada de diario La Stampa )

¿Y en qué punto la realidad choca con la legalidad? Laiga, la asociación de profesionales de la ginecología por la aplicación de la ley 194, denuncia desde hace años cómo el artículo 9 genera situaciones que en la práctica vulneran por completo el derecho de las mujeres a controlar su sexualidad y sus embarazos. Italia cuenta con un 70% de médicos objetores, proporción que se eleva al 90% en regiones como Puglia o Sicilia. Estas cifras se encuentran entre las más altas de Europa y provocan que en algunos puntos del estado sea totalmente imposible acceder a este derecho.

Acogiéndose al artículo 9, la realidad nos devuelve situaciones absurdas y verdaderamente injustas, como la que se produjo en una de las capitales meridionales, Bari, donde todo el equipo médico de Ginecología del Hospital San Paolo se declaró objetor en masa. Esta unidad médica era la única en toda la región en la que se podía acceder a la interrupción voluntaria del embarazo. En casos como el de Bari, para poder seguir garantizando el derecho a abortar, las autoridades médicas tienen que asegurar el reemplazo con personal que no se declara objetor. El resultado, un intervalo de tiempo en el que las mujeres pierden sus derechos y desplazamientos forzosos de personal médico a regiones en las que sus colegas objetan mayoritariamente, mientras que quienes no lo hacen, como también denuncia la asociación Laiga , viven en un clima de tensión y atendiendo muchas más interrupciones del embarazo de las que les corresponderían en regiones con una menor tasa de objetores.

 

Movilizaciones feministas: Obiezione respinta

Ante esta situación, en la que se atenta contra uno de nuestros derechos más fundamentales, surge Obiezione Respinta, un colectivo feminista que se mantiene activo desde el pasado 8 de marzo con el fin de denunciar las prácticas machistas y paternalistas de un sistema médico contrario a la libertad sexual y reproductiva de las mujeres.

obiezionerespinta_logoAdemás de condenar que Italia es uno de los países europeos con la mayor tasa de médicos objetores, destapa otra práctica muy habitual, la objeción informal del personal farmacéutico, que en muchas ocasiones se niega a vender anticonceptivos de emergencia o incluso preservativos.

En ese “mientras tanto” de una atención sanitaria libre de violencias machistas, Obiezione Respinta propone acumular los saberes desde abajo, desde las propias experiencias de las mujeres, creando una red en la que intercambiar información y recursos. El resultado más inmediato, aunque seguro que no será el único, es un excelente proyecto colaborativo que consiste en realizar un mapeo de los objetores. En este mapeo, en el que se puede participar fácilmente a través de Internet, es posible señalar todos aquellos hospitales, centros médicos y farmacias en los que hay presencia de objetores, pero también aquellos espacios médicos en los que la atención es adecuada y se puede acceder libremente a métodos anticonceptivos o a la interrupción del embarazo.

mappa

Además de compartir esta valiosa información, que con toda seguridad es muy útil para evitar el mal trago de acudir a estructuras médicas en las que se cuestionan nuestras decisiones, Obiezione Respinta ha impulsado el activismo en las calles de varias ciudades italianas. Sigue también ofreciendo una plataforma en la que cientos de mujeres ya se han puesto en contacto y comparten información sobre espacios seguros  en los que poder recibir atención sanitaria, psicológica y legal, espacios en los que, en definitiva, todas ellas se organizan para luchar por sus derechos.

sportello.jpg

Punto de información de Obiezione Respinta en Pisa durante el pasado 28 de septiembre, Día Mundial por los Derechos Sexuales y Reproductivos

Porque nosotras también condenamos el paternalismo médico y la ideología machista que lo sustenta, desde La Trama queremos apoyar esta iniciativa y hacer lo posible para difundir su excelente trabajo. Esperamos que si alguien nos lee desde Italia sienta la curiosidad y la necesidad de colaborar mapeando junto a ellas, o simplemente, que este texto sirva para dar a conocer la situación que enfrentan las mujeres en Italia cuando se trata de acceder a los recursos que garantizan su salud sexual y reproductiva. ¡Ánimo para todas ellas y fuera objetores de sus hospitales públicos!

Por: Paula Pérez Sanz

Vogliamo ringraziare le ragazze di Obiezione Respinta, che hanno letto il testo prima della pubblicazione e ci hanno dato delle indicazioni per migliorarlo. Ringraziamo anche la loro lotta e la più che dimostrata capacità di portare il femminismo in piazza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s