Reseña de “Sands of Silence, waves of courage”, un documental sobre tráfico humano y abusos sexuales.

El pasado 3 de enero se proyectó en Logroño el documental de la periodista y cineasta riojana, Chelo Álvarez-Stehle. La obra está basada en el material que ha recogido tras más de quince años de trabajo en diferentes viajes, desde Nepal hasta México, pasando por el País Vasco y La Rioja.

sos-poster-english_11-06-2016-rgb-24-x-36-610x915

En Sands of Silence se suceden las imágenes de todos estos lugares, intercalándose con entrevistas, secuencias de animación y las voces de varias mujeres que han sido vendidas en la trata o han sufrido abusos sexuales. Con bastante destreza, Chelo logra profundizar en las historias de sus protagonistas, perfilando el retrato de mujeres fuertes, dueñas de sus vidas y capaces de convertir su trauma en la razón para ayudar a quienes han sufrido experiencias similares. Es el caso de Virginia Isaías, una de las protagonistas del documental, que tras haber escapado de la red que las esclavizó a ella y a su hija, decide crear la Fundación de Sobrevivientes de Tráfico Humano. Actualmente es una de las líderes más visibles en el movimiento contra la trata en el sur de California.

Quizá una de las cosas que más me sorprendió como espectadora es que, de forma paralela a estas narraciones, Chelo apuesta por introducir la suya propia. A través de un ejercicio de valentía y honestidad que nos deja sin aliento, reconstruye qué es exactamente lo que la ha empujado a denunciar este tipo de violencia. Para ello retrocedemos hasta los años 70, en las playas del municipio guipuzcoano de Zarautz, donde en una tarde de verano, Chelo y su hermana viven un episodio que deja marcas profundas en sus vidas y en las de su familia. Este viaje por el pasado prosigue y nos lleva un poco más al sur, concretamente hasta su Logroño natal, donde la casa familiar y las conversaciones con su gente cercana, serán el escenario en el que toda esta vorágine de recuerdos comienza a adquirir sentido. A lo largo de estos 86 minutos entenderemos mucho más acerca de los procesos que impiden hablar cuando se sufre violencia machista y sexual y de lo que verdaderamente puede significar atreverse a romper ese silencio.

Tras la proyección tuvimos la oportunidad de charlar con la directora y escuchar las intervenciones de varias espectadoras e incluso de algunas personas que aparecen en la película y que ese día se encontraban entre el público. Lo que allí sucedió no es fácil de describir, os lo prometo, pues este documental tiene un efecto muy sorprendente. De repente fue como si esa necesidad de romper el silencio ante el abuso sexual y machista lograra trascender los límites de la pantalla y colarse entre las butacas. La fuerza con que Chelo y las mujeres que encontró en sus viajes hablan en el documental, se fue transfiriendo a muchas de las espectadoras, que con palabras de agradecimiento o compartiendo sus propias vivencias de abuso, alimentaron el debate y lograron que, por unas horas, las experiencias sufridas dejaran de pertenecer a los territorios de la vergüenza y la culpa.

Creo que Sands of Silence no sólo es un trabajo fantástico por abordar el problema de la trata y la violencia sexual sin victimizar a quienes la sufren, sino que además es una herramienta capaz de activar espacios de confianza y apoyo mutuo frente a los abusos del patriarcado.

Gracias por haber creado algo así, Chelo. Gracias también a todas las personas que te han acompañado y te han apoyado en este proyecto. Gracias, porque el feminismo necesita mujeres tan valientes como tú.

Por: Paula Pérez Sanz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s