Ciudad, memoria y miradas feministas. Entrevista con el colectivo La Liminal

Son Yolanda y Beatriz y desde 2015 trabajan juntas en el proyecto La Liminal. Como ellas mismas explican, lo “liminal” es un espacio de ambigüedad, una especie de realidad intermedia entre la que conocemos y la que está por llegar, “es el terreno de la transformación, un espacio flotante abierto a todo tipo de posibilidades

Con su propuesta plantean abrir un debate que, tomando como hilo conductor la ciudad y sus espacios, nos permita cuestionarnos los discursos oficiales que regulan nuestras vidas, nuestras memorias y la propia configuración urbana. Mediante su oferta de itinerarios temáticos y visitas comentadas a museos, Beatriz y Yolanda serán unas fantásticas acompañantes para empezar a observar Madrid y su historia con otros ojos.

Recorrido.jpg

Imagen cedida por La Liminal

A lo largo de este último año ha sido posible disfrutar con su paseo Cigarreras de Madrid, que mediante un recorrido por el barrio de Lavapiés, nos acerca hasta estas trabajadoras y a cómo su presencia dejó huella en las calles de este distrito hoy tan popular, pero marcado por historias tan poco conocidas como ésta. Lograron también revisitar la experiencia de las mujeres obreras con el recorrido Recuperando la memoria femenina del barrio de Pacífico, en el que además de reflexionar en perspectiva histórica sobre la inclusión de las mujeres en la esfera laboral, nos plantean temáticas muy actuales, relativas a los cuidados y al uso de los espacios públicos.

Precisamente aquí, en un Lavapiés al que todavía no llega el otoño, las tres compartimos un café y la posibilidad de charlar más a fondo sobre este interesante proyecto.

PAULA. ¿Cómo surgió la idea de crear La Liminal?

oficial.pngBEATRIZ. Yolanda y yo nos conocimos por nuestro trabajo en la mediación cultural. Ambas teníamos intereses en común, como son la ciudad, todo el tema de género y también cómo el turismo y sus estrategias van transformando la propia ciudad. Así que quisimos lanzarnos a hacer algo que aglutinase todas estas inquietudes y que pudiera ser una propuesta distinta. Tuvimos claro que queríamos trabajar en la ciudad, sobre todo desde un plano simbólico, y escogimos la herramienta de las rutas urbanas pensando en esas estrategias del turismo y en cómo reapropiártelas para subvertirlas y convertirlas en otra cosa. La idea era romper con los puntos oficiales que marcan las visitas turísticas, que siempre son los mismos y sólo presentan la historia que la ciudad quiere contar de sí misma. Queríamos descentralizar esa mirada, mirar hacia otras partes y establecer un diálogo con quienes participan en nuestros paseos, que esas personas también redirijan nuestra propia mirada.

PAULA. En vuestra página web, cuando os referís a esa mirada, escribís que os preocupa que sea “crítica” y “enfocada en una perspectiva de género”. ¿Qué significa para vosotras contemplar la ciudad desde el género? ¿Por qué creéis que es tan importante?

YOLANDA. Sobre esto hablábamos ayer en un taller que estamos haciendo con las compañeras de Col.lectiu Punt 6, y decíamos que ponerte esas gafas del género te permite deconstruir toda una serie de discursos, que asumimos como inamovibles, y empezar a plantear otra manera de pensar y hacer las cosas. Me gustaba mucho esta idea, porque en realidad el género es una herramienta de análisis que te permite comprender cómo las mismas construcciones de género determinan el acceso y los usos del espacio de la ciudad.

BEATRIZ. Y pasa también, que ligado a esta mirada, el feminismo sale de forma casi natural. Si miras el paisaje urbano y quieres salirte del discurso oficial y entrar en esas historias subterráneas, esas que se quitan de en medio porque no interesan, automáticamente, de manera muy recurrente, aparece la historia de las mujeres en la ciudad.

fuerza-feminista

YOLANDA. Creo que además es importante que entendamos el género desde una perspectiva muy abierta. No es que nos centremos sólo en las mujeres, sino en la diversidad. Esa mirada de género, que crea la fuerza política feminista y busca la transformación, lo que hace es abrirse a todas las diferencias que se niegan desde lo normativo y lo heteropatriarcal. Nosotras debatimos mucho sobre esto y sobre cómo formular nuestras propuestas, porque no queremos etiquetarnos en ese algo de “mujeres” y quedarnos ahí. Es muy importante abrirse a toda esa diversidad.

BEATRIZ. Claro, esto era fundamental para nosotras. Es que cuando hablamos de ciudad y diferencia no nos preocupa sólo la historia femenina, sino la expulsión de personas con diversidad funcional, transexuales, homosexuales, etc. Creo que al final, las personas que viven todas esas divergencias, son expulsadas porque la ciudad hace que sus vidas sean incómodas, a veces incluso se las impide.

PAULA. ¿Cómo transcurren vuestras visitas? Contadnos cómo funcionan y cómo son las propuestas que lanzáis al grupo.

BEATRIZ. Pues nosotras lo que intentamos es representar toda esa complejidad que hay en la ciudad, y lo hacemos tratando de trabajar con lo visual. Es decir, queremos que las personas observen, queremos caminar la ciudad con nuestros ojos, ver las huellas de lo que ha habido y aquellas que han desaparecido. Una vez que exponemos nuestros temas, intentamos que se puedan ligar a un debate. Si por ejemplo hablamos de invisibilización de historias, pues entre todas las personas del grupo intentamos analizar por qué ha sido así, reflexionamos en conjunto sobre cuáles son las historias que se borran y cuáles las que perviven.

YOLANDA. Solemos empezar hablando mucho nosotras, pero siempre intentamos hacerlo de tal forma que haya una apertura para que el grupo se sienta muy cómodo, que puedan estar a gusto y entrar en la conversación. Trabajamos mucho con todas estas cuestiones, que a veces son muy sutiles, pero creemos que son muy importantes. Se trata de ofrecer un trato más humano y capaz de generar un espacio de confianza, en el que poder interpelar a la gente y motivar su participación.

neutra

BEATRIZ. Otra de las cosas que suceden es que buscamos proponer alternativas y proponerlas desde lo colectivo. Es decir, a medida que vamos caminando planteamos un problema, por ejemplo, en tal barrio a lo mejor no se pueden transitar las aceras, o no hay bancos, no hay plazas, no hay fuentes, etc. Lo que nos interesa es dialogar con la gente y ver cómo podemos realmente reapropiarnos de esos espacios y de lo que tienen. En realidad, lo que hacemos es actuar desde el plano simbólico de la ciudad. No es que seamos un colectivo de urbanistas que a lo mejor puede presentar un proyecto para remodelar calles o plazas. Nosotras queremos trabajar transformando los usos del espacio y los significados que le damos. Además, como casi siempre nos dedicamos a temáticas históricas, nuestro reto es engarzarlas con el presente y que la gente se sienta implicada y entienda que ese debate y esa aportación que están haciendo son útiles para nuestros días. Yo creo que la idea final de nuestro recorrido, es desvelar con todo el grupo que la ciudad no es neutra y que eso determina por completo cómo la sentimos, cómo la vivimos y nuestra identidad como ciudadanas.

carolina-castaneda

Uno re los recorridos de La Liminal – Fotografía de Carolina Castaneda

PAULA. En las experiencias que habéis tenido hasta ahora, ¿cómo está respondiendo la gente?

YOLANDA. Estamos muy contentas. En algunos momentos más que otros, pero por lo general se produce un debate en el que las personas, sin ningún tipo de pudor, se lanzan a hacer preguntas o a compartir sus ideas. Esto se aprecia mucho porque de verdad pasas un rato en el que piensas, aportas, ves, escuchas y sientes que te aportan a ti también. Entonces se crea una situación que es muy rica y por lo general la gente termina muy contenta. Para nosotras es fundamental recoger todo esto, así que con la visita de las Cigarreras, tuvimos claro que íbamos a producir algo a partir de los recorridos. Decidimos hacer un fanzine con la memoria de lo que iba pasando durante las visitas y con lo que se produce desde el propio grupo que nos acompaña, porque precisamente eso es irrepetible.

PAULA. ¿Tenéis en mente nuevos proyectos?

YOLANDA. Sí, una ruta urbana por Carabanchel. Este sí que va a ser un reto importante. Es una zona de Madrid con mucha complejidad, con una identidad de barrio muy fuerte, pero al mismo tiempo con muchas capas, con mucha historia. En esta visita queremos ser muy cuidadosas y dialogar mucho con el contexto y con la gente, no queremos llegar y “hablar en nombre de”. Trataremos de ser muy respetuosas y ofrecer las herramientas para empezar el análisis y el debate, pero siempre reconociendo nuestro límite y dispuestas a abrir ese diálogo.

carabanchel_i

Imagen cedida por La Liminal

Esta nueva visita por las calles de Carabanchel ya tiene fecha en el calendario. Yolanda y Beatriz comentan que será un recorrido muy “potente”, y entre risas, reconocen que esta es su palabra fetiche y que se les escapa miles de veces mientras narran las historias que se esconden por las calles de Madrid.

 Si queréis apoyar esta iniciativa, compartir un rato agradable y debatir sobre la ciudad, no dejéis pasar la oportunidad  de hacerlo con las compañeras de La Liminal. En su web encontraréis toda la información sobre sus próximas actividades.

Por: PAULA PÉREZ SANZ

2 comentarios en “Ciudad, memoria y miradas feministas. Entrevista con el colectivo La Liminal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s