La división sexual de la escritura

imagen post rocío

Hombres y mujeres han escrito, ese es un hecho, sin embargo éstas últimas nunca han logrado acceder de la misma manera a los espacios de reconocimiento canónico, más que en raras ocasiones. ¿Por qué?

Son muchos los críticos literarios que nos dan algunas pistas sobre esto, sin ir muy lejos podemos encontrar una posible respuesta en la Antología crítica de la poesía chilena de Naín Nómez (2006). En este trabajo compilatorio encontramos que la gran parte de las autoras están dentro de la categoría de “otras tendencias”. Este hecho es muy significativo para reflexionar sobre la exclusión de las mujeres del canon literario, ya que apunta hacia una posible explicación de este fenómeno. Segun esta lógica las mujeres son “lo otro” y sus escrituras son indescifrables e inclasificables usando las herramientas de la teoría literaria patriarcal, de esta manera, incluso cuando suponen un número significativo dentro de una antología, vemos que no están incluidas dentro de las tendencias principales, se las coloca en el “cajón de sastre”, donde se pone aquello que guardamos porque creemos que puede sernos útil en el futuro, aunque no sabemos para qué, ni cómo.

¿Por qué las mujeres y nuestras escrituras son lo “otro”?

La escritura masculina, así como la cultura occidental patriarcal, sienta sus bases, sus raíces más profundas, en el modelo heroico,  en la épica como su manifestación escritural (vehículo de su trascender), y en la importancia para la idea de nación que estos dos modelos tienen. En este sentido, los discursos dignos de ser escritos, leídos y canonizados, son aquellos que tienen la función de establecer verdades colectivas, verdades que deben entenderse como absolutas, verdades necesarias para la continuidad de un proyecto social y político. La escritura épica es un asunto colectivo, y une a la comunidad de hombres en torno a ideales e ideas comunes, relata sus triunfos y fracasos, traza un modelo de masculinidad ideal y presenta ejemplos y contra ejemplos de ésta. En suma, es un asunto que concierne a toda la comunidad de varones y por tanto es un asunto serio e importante.

Por otro lado, la escritura de las mujeres ha sido vista como una escritura parcial (entendiéndose parcial como una escritura que no refleja verdades universales) una escritura que da cuenta de una  realidad o un fenómeno particular, desde una mirada específica y situada, una mirada que se define subjetiva y que muchas veces es contradictoria o inestable, que a diferencia de las escrituras masculinas, no se relaciona con un proyecto colectivo o con la necesidad de trascendencia. La escritura de las mujeres ha sido también, en muchos de los casos, un acto de auto reflexión y, en muchos otros, un acto reivindicativo de una individualidad negada.

¿Por qué hablamos de auto reflexión y reivindicación de la individualidad?

Cuando una mujer escribe lo primero es hacerse consigo misma, con el derecho de tener una voz, luego debe hacerse con el mundo que la rodea y por último debe hacerse con el lenguaje, aunque en muchos casos sea necesario destruirlo para poder volver a poner las piezas en un orden que se acomode mejor a lo que se desea expresar. Es por esto que cuando una mujer describe su propio cuerpo, está realizando un acto político, el cual está compuesto por varios elementos:

1. Está nombrando ella misma aquello que sólo ha sido nombrado por el hombre,  en otras palabras, está realizando el acto primero de la creación: nombrar la cosa para apropiarse de ella. Se nombra a sí misma y cada parte que la constituye y de esa forma se transforma en su propia creadora.

2. Está ejerciendo soberanía sobre la propiedad del hombre, está reclamándose a sí misma para sí misma.

3. Está reconociéndose como individuo único y singular.

Cuando una mujer habla de uno o varios hombres está haciendo lo mismo antes descrito, aunque deberíamos agregar nuevos puntos:

4. Está objetualizando a otro (masculino)

5. Está creando un discurso sobre el hombre que por primera vez no procede del hombre mismo (está reinventando al hombre, en otras palabras poniendo en crisis al sujeto unitario y cerrado)

Cuando una mujer habla de la realidad social de las mujeres o general, está haciendo todo aquello que antes he mencionado, pero debemos agregar:

6. Está exponiendo en público elementos que habían permanecido silenciados dentro del ámbito privado.

7. Está poniendo en crisis los discursos hegemónicos promoviendo la existencia de miradas -OTRAS-.

Conclusión

Si tenemos todo lo antes mencionado en consideración, podemos entender que las escrituras de las mujeres aparezcan como inadecuadas, oscuras, crípticas, dubitativas o incluso híbridas (en un sentido negativo) para la crítica literaria masculina, ya que no representan los elementos que se consideran “importantes” desde esta lógica y, lamentablemente, no existe otra lógica para evaluarlas, a no ser aquellas de perspectiva feminista.

Por otra parte, teniendo en cuenta los puntos del 4 al 7, también podemos entender que las escrituras de las mujeres, aparezcan, incluso, como incómodas o peligrosas para un orden masculino. En resumen, parece ser que las escrituras de las mujeres no pueden ser parte del canon literario o intelectual, no por su falta de calidad o representatividad, sino porque el canon en sí mismo es la forma monumental del discurso masculino patriarcal, es la forma en que este discurso se valida y trasciende. Así, las escrituras de las mujeres nunca van a poder hacerse con un sitio en ese espacio y aparece como necesario, crear primero un sistema de interpretación para las escrituras de las mujeres, desde el cual puedan organizarse y valorarse como un sistema distinto.

Por: Rocío Cano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s